27.10.09



¿A dónde fueron aquellos días de tardes bajo el sol?


¿En dónde están? ¿A dónde quedaron? ¿En qué momento se perdieron? ¿En dónde las largamos?




Tantas preguntas al azar, rondan la vida, me mienten en mi mente, todas y tantas, ninguna contestadas, y es que ...¿acaso las promesas que nos hacíamos ya no existen?




Ya ni sé en qué momento del camino me perdí, solí saberlo todo pero desde que todos perdimos la cuenta del tiempo ya no siento, ya no existe, ya no amo, ya no lo puedo hacer, y creo que tú también.




Perdimos el toque, el don de sentir, de saber cómo existir, o quizá en aquellas divagaciones de mentes infantiles imaginábamos saber contar los días con el susurro de las horas, con el canto de las mentiras, pensábamos que amar era como ver llorar al sol, creíamos que todo era fácil cuando realmente todo era ficticio.




Ahora ya perdí el norte y centro, ya no encuentro la brecha de la vida, me perdí y no sé cómo salir, no quiero forzar mi existencia, quiero encontrar el rumbo, pero no sé hacerlo, no si no estas tú.




Y sinceramente, creo que no te encontraré muy pronto.




...¿A dónde quedamos tu y yo?

1 comentario:

  1. No es triste que la arena del reloj que marca nuestras vidas caiga tan deprisa, y que los buenos momentos se esfumen, quedándose distantes y lejos? Y lo más duro es volver a encontrar el camino, una vez que hemos perdido el rumbo de nuestra efímera existencia.
    Muás, i follow you!

    ResponderEliminar