12.2.10



No sé qué rayos hacer,

hay veces [como ahora] que no encuentro la salida,

se cierra, las puertas se esconden y por más que trao de abrirlas,

de atrapar una salida, la que sea, no importa que sea peor que este maldito infierno, no se dejan ver, son tan imposibles, tan... tan... escasas o nulas,

que ya ni sé si existen o sólo es mi maldita excusa para decir que pronto eso terminará.




El túnel cada día se hace más profundo y en algunas horas ya no es túnel, es un pozo oscuro que empuja mi ser hacia la incertidumbre, donde el vacío es grande, ocupa todo, todo, todo, no deja espacio para el corazón.




De hecho, ciertamente en algunas ocasiones me pregunto si todavía viven,

dicen que laten a mil por hora y que allí se esconde lo mejor de uno,

pero yo ya no tengo nada mejor que la soledad y desesperación,

entonces ¿yo tendré todavía uno?




Lo más probable es que no, y la verdad cuanto lamento esa pérdida,

porque era lo único mío, ahora ya ni queda el consuelo de las lágrimas,

esas malditas se han escurrido y no salen más, ya no.




Si alguien tiene un corazón de sobra, aunque esté con curitas o cicatrices,

uno que lo sobre será bien recibido y yo me comprometo a quererlo, a adorarlo

y a no permitir que se vuelva a ir, sólo es cuestión de encontrar uno, ya no más puertas,

esas no existen, y ni ventanas tampoco.

2 comentarios:

  1. La vida esta llena de todo cosas buenas y malas también , pero debemos saber superarlas y se que tu podrás encontrar pronto la puerta que te llevara a pasar unos muy buenos momentos :)

    Saludos! te leo.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda muchas personas...más de las que crees estarían dispuestas a regalarte al menos un pedacito de su corazón y tal vez ya lo han hecho... mira dentro de ti y aunque parezca muy dificil hallaras mil razones para sonreir y para ver una lucecita que te guie y abra todas las puertas y ventanas que tu quieras!

    un abrazote!!!

    ResponderEliminar