21.3.11

Volveré a tratar.

No sé si por una vez en su vida hayan deseado que la fantasía superase a la realidad, que todo eso que sueñas y no dices a nadie (lo que permanece guardado en tu interior y adoras demasiado) se haga realidad y cambie tu vida.




No. Eso es seguro. No lo sé y quizá nunca lo sepa. Pero supongo que la mayoria (es decir, todos) hemos tenido deseos de cosas imposibles, que en nuestra mente son reales y se cumplen, como si fuera parte de la vida, tan normal y natural, que no necesitas de los sueños, porque son verdades.




Y es allí cuando la vida se vuelve fabulosa y te montas un teatro de gritos y vitores, dando gracias a la vida, suerte, karma, destino, quien sea el responsable, de permitirte tenerlo.




No vengo a hablar de melancolía y tristeza. O de depresión [como recién una amiga me ha etiquetado en su facebook].




Sólo que esto lo llevo guardado desde la época de los dinosuarios, que los pensamientos que tengo ya hasta estan fosilisados en mi cerebro, y necesitaba decirlo. No era muy valiente de reconocerlo y mucho menos de decirlo, porque vamos, soy una cobarde y quien no, que los peores demonios los queremos ignorar y lo hacemos. Pero, llega un día en el que te despiertas y dices "'¿qué rayos he estado haciendo toda mi vida?¿en que jodidas porquerías la he gastado?" Te das cuenta de que ese estúpido miedo y flojera y inconstancia y más, más, más, no te dejan vivir lo que quieres, que te has estancado, pero que estas cansada y vas a avanzar. Hace rato que pasó el tiempo de ceder y ahora es tu turno para brillar.




Así que para todas aquellas personas que se sientan identificadas con estas palabras, alcen las manos, reconozcanlo y dejen ese complejo de víctima que no nos va y a vivir la vida que siempre has querido.




Haré un trato, no una promesa porque esas nomás no se me dan. Hoy mismo empezaré a realizar todo eso que siempre quise, alzaré mi voz y brillaré sin miedo y complejos. De aquí a tres meses les contaré que tal me ha ido. Y si no lo he cumplido, entonces... volveré a tratar.




1 comentario:

  1. El miedo nos paraliza completamente y nos hace retroceder. Tu trato seguro vale la pena:)

    Hay que ponerle ánimos y energía para no rendirse y perseguir lo que uno en verdad quiere.

    Un beso!

    ResponderEliminar