21.6.09

Su mejor detalle.




Es domingo, el reloj marca las 09:45 de la noche, 21 de junio, dia del padre aquí en México y lo primero que hice al despertarme fue preguntar en donde estaba mi papá, me dijo mi má que se había ido a trabajar, me sentí un poco desilusionada porque pensaba que estaría todo el día en casa para celebrar su día. Después de todo, es sólo un día, pero un día especial, porque es su día. Y estando frente al televisor viendo quien-sabe-qué-cosa, me puse a pensar que siendo domingo, siendo su día, él se fue a trabajar, sin importarle que estuviese lloviendo, y no lo hizo por gusto, sino para que mi mamá y yo tuvieramos algo digno qué comer.

Y me imagino que así siempre ha sido la vida de mi papá, ir a trabajar sin que le interesen las inclemencias del día para poder darme una mejor vida, pero que después llega a casa, feliz, porque ninguna vez ha llegado enojado, se sienta a mi lado y me pregunta que cómo estuvo mi dia, y yo a veces le suelo contestar mal porque no estoy de humor, él no me dice nada y sólo me abraza. Gestos tan pequeños pero tan hermosos que me hacen preguntarme a mi misma que ¿qué tan buena hija he sido?

Porque aunque mi papá se haya ido a trabajar hoy, regresó antes de la comida, lo felicité, el me abrazó con muchas ganas y me dijo gracias, después comimos y empezamos a platicar como no lo haciamos hace varios días.

Porque aunque me enoje y discuta con él, mi papá es el mejor para mí, porque desde chiquita siempre estuvo a mi lado en los peores y mejores momentos y no recuerdo un momento alegre en el que él no haya estado presente, no recuerdo alguna trsiteza qu eno haya compartido con él, y yo, a pesar de todo lo que ha hecho por mí, todavía me da pena decirlo que lo quiero mucho, que me encanta que me sermonee porque sé que le importo, y ya no debería de importarme esos detalles porque si no lo digo ahora quién sabe si mañana pueda deciírselo.

Por eso, pienso que su mejor regalo que me ha dado fue el haberme enseñado a amar la vida por pequeñas cosas, a ser humilde y a tener un corazón de niña, aunque ya tenga 15 años, y que no me importe qué irá a decir el vecino.

Porque su mejor detalle fue el haber dado su cachito de arena para darme la vida, por soportarme cada delirio, por ser como es, y no cambiarí aningún momento con él.





Y eso de hija promedio quiero cambiarla por una imagen de la mejor hija.

4 comentarios:

  1. Muy bello escrito, me gusta . te sigo..
    un abrazo
    Saludos fraternos con mucho cariño




    Que tengas una muy buena semana

    ResponderEliminar
  2. Hola! es hermoso, escribir sobre nuestro padre. Tan valiente y responsable, cuidador y sincero...

    Saludos. Nos leemos

    ResponderEliminar
  3. HeLlOOoooO you!*
    Muxas Graxias x tu komentario en mi blog preciosa!.siii te entiendo en eso de pasar y no komentar. xD
    heeeyyy tu bloG igual no se queda atraz ehhh.
    al menos leyendo esTe me enknto q escribieras sobre tu pah. bueno yo planeo hacerlo igual desde hace tiempo pero respecto al tema s komplikdo..pero ya lo hare!

    xD
    zaLudoz
    bxoz

    ResponderEliminar
  4. muy buenaa!! me encantó este relato, y es un detallazo para padres, es una manera de honrarlos, no crees?

    bueno, nos vemos, y te invito a entrar en mi blog! ^^

    ResponderEliminar